Los Nutrientes

 

Los Nutrientes

 

Las Proteínas en los Alimentos

 

Las Proteínas se forman por la unión de varios aminoácidos (entre 50 y 1000 aminoácidos), diferenciándose entre si, precisamente por el tipo  y la calidad de los aminoácidos que las forman y también por el modo como éstos se encuentran unificados.

Por este hecho, nuestro cuerpo necesita fuertemente de aminoácidos para conseguir sintetizar sus proteínas, que pueden ser de dos tipos distintos, los aminoácidos esenciales y los aminoácidos no esenciales.

Los aminoácidos que nuestro cuerpo no consigue producir y que tiene que  ser ingeridos a través de los alimentos, reciben el nombre de aminoácidos esenciales. Forman parte de este grupo: la isoleucina, leucina, usina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano, valina y ahistidina (en los niños). Los aminoácidos que el cuerpo consigue producir a partir de otras sustancias se da el nombre de aminoácidos no esenciales.

Los aminoácidos esenciales se encuentran  en las proteínas presentes en los alimentos de origen animal y de origen vegetal, diferenciándose en la proporción en la  que se encuentran esos aminoácidos. En el caso de las proteínas de naturaleza animal, las proporciones de los aminoácidos que las componen se aproximan al ideal para el hombre, denominándose “completas”. Excepto en el caso de verduras secas, la proporción de los  aminoácidos presentes en las proteínas de origen vegetal no es la ideal, con todo, combinando varios tipos de proteínas vegetales se alcanza el mismo resultado nutricional que el caso de las proteínas completas.

Las Proteínas y la Salud

Las proteínas son responsables de la formación y mantenimiento de los tejidos celulares y por la síntesis de los anticuerpos contra infecciones. Producen  energía y ayudan en a formación de hemoglobina en la sangre y en varias enzimas.

En casos de carencia, la falta de proteínas causa debilidad, edemas, insuficiencia hepática, apatía y hasta disminución de las defensas del organismo. En caso de exceso, existe el riesgo de acidificación sanguínea, gota y enfermedades renales y reumáticas.

Existe una mayor necesidad de proteínas en la alimentación infantil, en la alimentación de adolescentes y en casos de quemaduras graves y de varios traumatismos.

 

Volver Nutrientes