Alimentacion saludable y vida sana Facebook Alimentacion Sana Twitter Alimentacion Sana Instagram Alimentacion Sana

La sociedad moderna: una máquina de generar estrés (segunda parte)

Seguimos, en una segunda parte, hablando del estrés y su repercusión en las sociedades modernas.

el mundo de los deseos
El mundo de los deseos

En la anterior entrada hablábamos del monstruo, un concepto simbólico con el que pretendíamos guiar al lector para que le fuera más fácil entender la dificultad que tiene vencer el estrés en nuestra época. Fuimos claros explicando la sobre estimulación que un individuo tiene debido a los entornos modernos, lo que parece activar ciertas necesidades y deseos que al no ser satisfechos generan estrés. Así pues, existiría hacia nosotros un bombardeo constante de información que terminaría pasándonos factura.

¿Por qué es tan difícil cambiar esta situación? El problema parecería estar blindado de cualquier ataque hacia el mismo, su complejidad da como resultado a un sistema que parece funcionar como un organismo vivo. Tras sus efectos que podríamos de definir como publicitarios: se incita al consumo de diferentes alimentos, productos tecnológicos, servicios, ideas, entretenimiento, etc; se esconde la necesidad de activar el deseo del que observa para hacer sobrevivir al propio organismo. De esta manera, la ciudad se transforma en un escaparate para los cinco sentidos, creando la necesidad de satisfacer dichos deseos. Esto sin contar lo que ya nombramos en la anterior entrada: los ruidos, sobrepoblación, falta de espacio, etc; que actúan de la misma forma que cualquier anuncio de televisión, generan en nosotros más necesidades: música, viajar a lugares apartados, adquirir costosas propiedades, etc. En resumidas cuentas, nos pasamos el día pensando en lo que queremos y no tenemos. Pero como ya explicamos anteriormente, estos deseos creados no son reales ni necesarios para la persona; simplemente aparecen por el efecto de un marketing muy ingenioso y su mera repetición. El empresario necesita captar su atención para que su empresa sobreviva, sin embargo, es usted el responsable de entrar en este juego.

Este último punto es de gran importancia, nuestra historia nos ha enseñado que las grandes revoluciones y la lucha de clases suele acabar en episodios sangrientos que nadie espera como resultado. La solución al conflicto del estrés no consiste en echar abajo a las empresas o cualquier forma de publicidad, ya que eso nos devuelve al punto de partida: la determinación de algo ajeno que nos coloca en una situación de necesidad; y esto es fácilmente transformable en un nuevo producto o idea que satisfaga nuestro apetito y vuelva a colocarnos en el circo de lo insaciable, para las grandes multinacionales es algo sencillo de hacer y cuentan con todos los recursos para ello. La solución parece ser la continuidad voluntaria e individual de abstenerse de verse envuelto en dichos entornos. Al igual que usted entiende que no cometer crímenes es un acto que depende en ultima instancia de la moralidad o voluntad de la persona, en este caso la solución parece ser la misma.

En algún momento de nuestra historia nos hemos extraviado pensando que observar al conjunto como muestra de la naturaleza humana es la mejor forma de hacer frente a los problemas que van emergiendo, sin embargo, esto coloca a cada individuo como mero engranaje de algo que no tiene por qué ser una buena idea; creando barreras para la solución y evolución de nuestros sistemas. El individuo es una pieza clave de nuestra especie, ya que su liderazgo y la creatividad genera soluciones que pueden aparecer como consecuencia de sus aisladas meditaciones sobre temas inexplorados; esto es precisamente salirse del rebaño de vez en cuando. De hecho, puedo decirse que, en casi todos los casos, los grandes saltos de la humanidad han aparecido como consecuencia de alguien que descubrió o invento algo nuevo. ¿Qué se puede hacer entonces con ese monstruo que nos acecha? En no sobrealimentarlo puede estar la solución.

Todos nosotros, a través de nuestro paso por el mundo y la acción sobre el mismo, vamos transformado poco a poco lo que nos rodea. Es muy simple saber cómo actuar cuando se tienen los conceptos claros: si queremos más de lo que podemos abarcar, si permitimos que el estrés nos envuelva y no hacemos casos a las señales de que los estímulos que nos rodean nos están sobrepasando, si tenemos un constante malestar que nos impide disfrutar de lo que sí tenemos, si no somos capaces de estar enfocados en nuestras labores diarias, si nuestra vida depende de satisfacer las necesidades que llegaran en horas, días o años; si todo esto es así, significa que nuestra capacidad de acción está siendo sobrepasada. Necesitamos entonces simplificarnos, meditar sobre qué es lo realmente importante para nosotros, y en definitiva tratar de construir una vida que nos permita vivir. Entre nosotros existe un monstruo, que siempre busca ser saciado captando nuestra atención; pero si lo tomamos como nuestra mascota, aprenderemos a darle de comer solo cuando sea necesario.

No se puede hacer pasar por alto nuestra propia salud y bienestar. El ritmo frenético instaurado en occidente es insaciable, nunca es suficiente: queremos más dinero, más fama y reconocimiento, más propiedades, incluso más sabiduría; pero no nos damos cuenta de que solo somos aquellos que alimentan continuamente al monstruo, esa es la triste realidad, víctimas de nuestra propia creación. Mientras todo esto ocurre, vamos enfermando y destruyendo nuestro propio planeta, avanzamos imparables acabando con todo lo que podría ser, con nuestros avances y conocimientos, un paraíso; pero este paraíso no existirá nunca para los que no lo perciban aquí y ahora. En este momento, debes preguntarte que es lo que realmente necesitas para vivir: ¿quizás una nevera llena? En cualquier caso, definir nuestras necesidades como la simple base con la que podremos ser libres, algo que nuestro cuerpo nos recordará sin problemas sin necesidad de carteles ni anuncios en internet, es una total ventaja para acabar con el estrés.

Autor: Jose Vallejo. Consulta su facebook aquí

5 (1 votos)
¡Gracias por su voto!
Lo sentimos, pero sólo se puede votar una vez.

TE INTERESAN